LLEVANDO ESPERANZA

No he ni empezado a escribir y ya estoy llorando de gozo, agradecimiento y asombro de ver lo que Dios ha hecho en mí a través de CCA en estos 3 años. El 23 de abril del 2007, crucé por primera vez las puertas de una reunión de Comedores Compulsivos Anónimos, no sabía a lo que iba aunque si tenía claro qué era lo que quería: era parar de comer en la forma que lo hacía. Mi enfermedad iba avanzando cada vez más rápido, llegué frustrada, deprimida, con 40 kilos de sobrepeso físico y como 200 kilos de exceso de peso emocional y espiritual (aunque aún no sabía que esta enfermedad abarcaba 3 áreas: física, emocional y espiritual) y quizás gasté en ir a la reunión lo último de esperanza que me quedaba.

Fue una buena inversión, encontré esperanza, una luz al final del túnel, amigos, gente comprensiva, gente que por primera vez entendía lo que sentía, lo que pensaba, lo que sufría y lo que necesitaba. Sus palabras me animaron, sus abrazos me consolaron y su sentido del humor me alegró. Ese día marcó el principio del resto de mi vida. He aceptado ser y padecer de la enfermedad de comer compulsivamente y poco a poco, trabajando los 12 Pasos de forma consistente y perseverante, me he ido recuperando, por dentro primero y luego por fuera.

Me siento súper bien, me veo súper bien, soy feliz, vivo agradecida con Dios por llevarme de la mano a CCA, agradecida por mis compañeros(as) que con su ejemplo, servicio, comentarios honestos y abiertos me han ayudado a crecer, a verme tal cual soy, a aceptarme, a amarme y retarme a crecer y madurar.

Hoy soy una mejor persona que hace 3 años, he llegado a mi peso meta, sigo siendo una comedora compulsiva en proceso de recuperación, necesito seguir viniendo, trabajando los pasos prestando servicio, apoyando y buscando apoyo. Esta es mi forma de llevar esperanza para celebrar mi tercer aniversario de recuperación. Antes vivía para comer, hoy te digo que sí es posible vivir solo comiendo lo que necesito para estas 24 horas.

Solo por hoy y por la gracia de Dios estoy en abstinencia y descontando 40 kilos de sobrepeso. ¡¡¡Sigue viniendo que esto funciona, si lo trabajamos!!!!

Vilma, Costa Rica.